Crónica: La ‘Cabeza de León’ de Jero Romero se come Madrid

por Jerome

Era la tarde del 19 de abril y todo lo que aconteció comenzó con un mensaje… ‘yo voy con jerome a ver a jeroromero 🙂‘.

Tiempo atrás, Jero Romero formaba parte de una banda que ya es historia de la música pátria. El tipo se comía junto a ellos todos los escenarios de España y nadie pensaba en el desenlace que acabaría teniendo aquel idilio.

Hoy los dos lados de una misma moneda se baten el cobre por separado, algo que nadie queriamos pero que inevitablemente ha sucedido. Tristemente perdimos a nuestros ‘domingueros‘ favoritos, pero hemos ganado dos formas diferentes de ver la misma cosa. Música.

Así se presentó Jero en Madrid, con un disco de artesano como pocos bajo el brazo, un disco que tiene la facultad de encandilar a todos los que se acercan a él de la misma forma que encandilaban los aromas del mundo a Grenouille cuando casual o intencionadamente era consciente de ellos.

Diré, para ser sincero, que no esperaba una acogida de la magnitud que se dio en la Sala Kapital, y  me explico. No lo digo por la asistencia, que sabía que estaba asegurada. El asunto al que me refiero es que no esperaba que la sala, hasta los topes, se las cantara todas, una detrás de otra, entragándose a las letras de una forma que en algunos momentos bien podría ser semejante a esas misas de gospel que tantas veces vemos en el cine, con asistentes improvisando y jaleando.

Y es que es impagable cuando vives una conexíon de este tipo. Eramos muchos los que cantabamos, pero no era sólo eso, es que en las pausas musicales que tienen todos los temas se escuchaban vítores en forma de ‘gracias’, ‘grande’, ‘si señor’…. además de los más comunes silbidos y aplausos expontáneos.

El bueno de Jero no tuvo más remedio que sonreir más de una vez (fueron muchas), sorprendido probablemente, por la acogida que sus 18 temas (si contamos la intro) tuvieron en la sala.

También hay que mencionar a su banda actual, que son unos fenómenos. Nos regalaron grandes instantes musicales, tan pronto disfrutábamos de un viloncchelo de vez en cuando, como de un baile de guitarras, harmónicas, voces a coro más que buenas e incluso ver Charlie Bautista tocando una guitarra con un arco de violín. Y es que los que allí estuvimos lo pasamos de lo lindo!

El concierto fue todo lo que esperábamos… y mucho más. De verdad lo digo, muchó mucho más. Y para rematar Jero Romero y los suyos, con el tiempo acabado, con esa sensación de haber vivido un gran momento, nos regalaron esa versión de ‘Los Mitos’ que en su día bailaron nuestros padres y que tanto nos hace falta escuchar en los tiempos que corren. Ante esto no se puede decir otra cosa. ‘Gracias’, ‘grande, ‘si señor’…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: